elevador de coches

La sección de la mecánica automovilística encargada del servicio de los vehículos por debajo, es difícil porque hay que hacerlo acostado o agachado, debido al poco espacio disponible. Por suerte, esto se evita en gran medida usando un elevador de coches, que permite acceder a las partes incómodas de un modo sencillo y rápido.

Existen diversas piezas del automóvil que necesariamente tienen que ser revisadas y reparadas desde el área inferior. Entre ellas: el sistema de escape, los frenos, los neumáticos, partes del motor y la transmisión, la dirección, etc. Además, la lubricación y el engrase también se hacen por abajo.

Una solución típica ha sido acondicionar una fosa profunda y colocar el vehículo encima, sobre planchas, pero, aunque funcional, resulta muy incómoda, oscura, húmeda y calurosa. El procedimiento óptimo, en especial para los mecánicos, es levantar el coche lo suficiente y actuar sin violentar su salud y los principios de la ergonomía. Ya que, no es lo mismo realizar una intervención en ocasiones, que tener que hacerla a diario.

Un elevador de coches implica trabajar con celeridad y seguridad, permitiendo, por ejemplo:

  • Inspeccionar y cambiar los cuatro neumáticos a la vez, como se lo hace en los pits de Fórmula Uno, sin pérdida de tiempo.
  • Revisar el funcionamiento de la transmisión, en todos sus puntos, simultáneamente.
  • Reunir a varias personas bajo el automóvil, para discutir y tomar decisiones acertadas, dado que cada quien tiene acceso a la zona en cuestión.

Se consiguen distintos modelos, en función de la altura requerida. Unos, solo levantan los vehículos un poco del suelo, otros los suben alrededor de dos metros con lo que la labor se efectúa cómodamente de pie y algunos llegan incluso más arriba, simplificando el lavarlos y hacerles mantenimiento.

Los elevadores de coche en un taller mecánico conducen a un retorno eficiente de la inversión puesto que, permiten servir a mayor número de unidades en menor tiempo. Asimismo, causan impacto mínimo en la salud del personal, resultan más seguros para todos y proporcionan a su negocio un mejor nivel de operación que beneficia en paralelo clientes, empleados y economía.