historia-crisis-financieras-tipos

 

Dentro de toda crisis económica hay una parte relacionada con las finanzas, esto es una crisis financiera. Desemboca en crisis estructurales, involucrando al sistema monetario y bancario, que acaba derivando en quiebras bancarias y la reducción de crédito. Todo esto provoca que los Estados se hagan cargo de las quiebras y rescates bancarios, lo que conlleva a un aumento de déficit público y de la deuda soberana, afectando en segundo plano a la economía productiva, la relacionada con el trabajo y la empresa.

Pero la actual crisis económica de España y Europa no es sino una de las muchas crisis que han habido en el mundo durante los últimos siglos. El primer punto para entender la historia económica y sus fluctuaciones, lo primero es conocer los 4 tipos de crisis financieras básicas. Partiendo de esa base podemos, pasemos a hacer un breve resumen de las crisis financieras más importantes.

Crack del 29 y Gran Depresión. Fue una crisis económica mundial a finales de los años treinta, que se precipitó por la caída de los productos agrícolas en Estados Unidos arrastrando al hundimiento de la bolsa de Nueva York el 29 de octubre de 1929. Debido a esta gran crisis se modificó la legislación básica de la bolsa.

En el año 1944 a finales de la II Guerra Mundial, la comunidad internacional celebra una conferencia monetaria y financiera, de la que salen los acuerdos de Bretton Woods, sentando las reglas para las relaciones comerciales y financieras de los países más industrializados. Se crea el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, asentando el uso del dólar como moneda de referencia a nivel internacional.

En 1971 es el fin del sistema de patrón oro. Debido a la guerra de Vietnam y exceso de gastos las reservas de oro en Estados Unidos se vieron reducidas de forma preocupante, haciendo que la moneda dejara de estar respaldada por el oro. Esto hizo que se vivieran fuertes especulaciones y fugas de capitales en Estados Unidos, llegando a devaluarse la moneda un 10%.

En 1973 se vivió la crisis del petróleo. La Organización de Países Exportadores de Petróleo corta el suministro durante la guerra entre árabes e israelíes del Yom Kippur, haciendo que el precio del barril pasase de 2,50$ a 11,50$ en el año 74. Esto provocó, debido a un incremento de la factura energética, una crisis en los países más industrializados.

En 1979 se produce la Revolución Iraní. El destronamiento del Sha y el establecimiento de la República en Irán provoan la segunda crisis del petróleo y, en consecuencia, un nuevo colapso internacional. Esta crisis afectó a los países en vías de desarrollo que tuvieron que hacer frente a una altísima deuda externa.

En 1980 Irak invade Irán. Debido a los altos precios del petróleo Occidente se vio obligada a producir su propio petróleo en zonas como el Mar del Norte.

En el Lunes Negro, 19 de octubre de 1987, millones de inversores vendieron sus acciones de forma masiva en la Bolsa de Nueva York debido a la una creencia generalizada por el manejo inadecuado de información confidencial y adquisición de empresas con dinero procedente de los créditos. La bolsa se desplomó, arrastrando a las europeas y japonesas.

En 1994 sucedió la crisis del Peso Mexicano. Debido a que el gobierno del país no puede mantener el tipo de cambio frente al dólar, anuncia que la moneda va a ser devaluada. Esto provoca una enorme salida de capital, corte de créditos y aumenta el desempleo hasta un 60%, causando efectos en toda América latina.

En el año 1997 se produce la crisis de Asia. Lo que semejaba solamente una crisis regional por la devaluación de la moneda tailandesa, acabó convirtiéndose en una crisis global, tras caer después de ésta las monedas de Malasia, Indonesia y Filipinas, lo que golpeó de pleno en Taiwán, Hong Kong y Corea del Sur. El Fondo Monetario Internacional creó una serie de paquetes de rescate para solucionar las economías más afectadas.

La crisis del rublo surge en 1998 tras colapsar el sistema bancario nacional por una suspensión de pagos internacionales, devaluación de moneda y congelación de los depósitos en divisas. El Fondo Monetario Internacional se vuelve a ver obligado a conceder créditos, esta vez multimillonarios.

El 11 de septiembre del año 2001 sucedieron los atentados del 11-S en Estados Unidos, que provocaron una caída de la bolsa. La bolsa de Tokio cayó más del 6%, en la que también se vieron tocadas las bolsas europeas.

Entre el 2001 y 2002 se vive una crisis en Argentina. El gobierno se ve sin fondos para sostener la paridad fijada entre el peso con el dólar, viéndose obligada a imponer restricciones para la retirada de depósitos bancarios, el antes definido corralito, para evitar la fuga de capitales. Está considerada la mayor quiebra de la historia.

Desde 2007 a 2010 se produce la Gran Recesión. En Estados Unidos se sufre la mayor crisis financiera desde los años treinta, contagiando al resto del mundo. El motivo es por estallido de una gran burbuja inmobiliaria causada porque se reveló la concesión de hipotecas basura por parte de los bancos a personas que no iban a poder pagarlas para que el precio de la vivienda siguiera en alza. Entre Bush, y posteriormente Obama, se crearon planes de rescate para volver a estabilizar toda la economía del país.

Entre 2009 y 2010 se produce la crisis de la deuda Europea. El nuevo gobierno de Grecia reconoce que su déficit es muy superior a lo revelado con anterioridad, disparando el interés de sus bonos en los mercados. Esto provoca el hundimiento del valor del euro en los mercados por miedo a contagiar a economías similares.

En 2010 también sucede una guerra de divisas y desequilibrios a nivel mundial, que viene provocada por las presiones estadounidenses sobre China para que deje revalorizar su moneda para potenciar la demanda interna, mientras que el propio país Chino, la UE y otros países del G20