Si tu negocio se basa en las exportaciones o comercio con otros países, debes apuntar a un estudio contable que pueda ayudarte a destacarte en ese contacto comercial con el extranjero. Todo traspaso de servicios o bienes entre países requiere de conocimientos en materia impositiva, tanto en el país de origen como destino.

 

Contar con un estudio contable que posea profesionales que acompañen el análisis de las circunstancias y las realidades de los países con los que se trabajan para evitar inconvenientes. Analizar el perfil de los productos que se buscan exportar y como se encuentra el mercado a entrar, como así también los diferentes costos, es parte del trabajo de un estudio contable que colabore contigo para destacarte en esos países.

 

Cuando la dedicación de nuestra empresa o emprendimiento está abocado al comercio exterior, hay que tener en cuenta una serie de impuestos que, además de pagar, también hay de aquellos que son reintegrables. Para ello, el estudio contable debe ser avezado en el tema y conocer, no solo los impuestos y leyes locales sino también las de los países con los que se trabaja para conocer que reintegros se pueden conseguir o qué tasas se deben pagar para evitar conflictos y caer en multas que puedan afectar a nuestro negocio.

 

Realizar operaciones comerciales con otros países requieren de un trabajo impositivo y, en muchos casos, con un cobro diferente o debiendo trabajar con monedas extranjeras. Tener un estudio contable con conocimientos en economía internacional puede ser de vital importancia para ayudarte a destacarte en el comercio con el extranjero.

 

Imagen cortesía de kpmg.com – Todos los derechos reservados