trofeos deportivos baratos

Algunos hemos tenido la fortuna de practicar disciplinas deportivas desde que somos niños, y ahora sabemos que fueron innumerables las enseñanzas que esta práctica dejó en nuestra personalidad y sentido de la responsabilidad y compromiso. Si tuvimos la oportunidad de participar en competiciones seguramente vimos cómo los trofeos deportivos baratos comenzaron a acumularse en un lugar especial de nuestro hogar.

Nada mejor para demostrar lo que sabes y cuánto has avanzado en una disciplina que medirte con otros exponentes y alcanzar un lugar destacado. Luego de lo cual recibes la mejor representación del premio al esfuerzo, incentivo para seguir en la práctica y procurar una mejora, como lo es un trofeo, que en sí mismo constituye ese escalafón alcanzado.

Contrario a lo que muchos piensan, no es necesario preparar trofeos en oro puro o plata o bronce. Cuando se trata de eventos locales podemos encargar unos elaborados en otros materiales de excelente calidad y que igualmente sirvan para la ceremonia de premiación.

Los niños necesitan de estímulos positivos para crecer sanos y felices; y nada mejor que aprendan un deporte para comenzar a desarrollar sus habilidades físicas y mentales. La participación en campeonatos les da la posibilidad de entender la importancia del reconocimiento, pero, además, el respeto por sus contendores que terminan siendo compañeros para toda la vida.

La constancia y el trabajo orientado a mejorar todos los días merecen eventos en los cuales los niños puedan disfrutar haciendo lo que les gusta y que, además, les deje un hermoso recuerdo. Ya sea por participar o por ganar al destacarse de entre los demás.

Un santuario en casa

Sin necesidad de que esto signifique un culto al ego, el niño puede conservar en casa un lugar especial en donde estén todos estos recuerdos de sus competiciones, esto sirve para motivarle y para recordarle lo bien que lo ha hecho. Ni para qué decir el orgullo que significa para los padres poder comentar a las visitas los talentos del pequeño.

Hagamos una contribución a los talentos del hoy que forjarán el mañana. Hagamos ceremonias de reconocimiento al esfuerzo y usemos los mejores trofeos para entregar a nuestros niños.